Insurrección

¿donde estabas entonces...?

No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.

Un Corazón Lleno De Escombros

Escrito por insurreccion 29-12-2013 en Julio De La Rosa. Comentarios (0)

Yo antes era un valle
con lo habitual,
verde y manantiales,
aire fresco, equilibrio y paz.

Hasta que llegaste
espectacular
y arrasaste bosques,
poco a poco pero sin piedad.

Dejaste un corazón lleno de escombros,
tierra yerma, vidrios rotos.
Qué postal,
jamás me vuelvas a buscar.

Dejaste un corazón lleno de escombros,
tierra yerma, vidrios rotos.
Qué postal,
jamás me vuelvas a buscar.

Yo antes era alguien
con lo habitual,
mis pequeños traumas,
nada grave ni trascendental.

Hasta que llegaste
espectacular
y me arrasaste el alma,
poco a poco pero sin piedad

Dejaste un corazón lleno de escombros,
tierra yerma, vidrios rotos.
Qué postal,
jamás me vuelvas a buscar.

Dejaste un corazón lleno de escombros,
tierra yerma, vidrios rotos.
Qué postal,
jamás me vuelvas a buscar.

Julio De La Rosa - Un Corazón Lleno De Escombros

Grite Una Noche

Escrito por insurreccion 16-12-2013 en Nacha Pop. Comentarios (0)

Andar sin avanzar, caminar, tropezar
beber otras diez
madrugar y no llegar,
¿Quién tiene prisa en verme llegar?
La luz del bulevar vibra y marea
porque tú no estás,
y una noche como hoy me paro, me digo
¿sueñas o no?
Grité una noche
mi voz dio botes,
ocho letras, realidad, dura para masticar.

Grité una noche
como hoy por la noche,
otro golpe, recordar el instante en que te vas.
Mi voz y el humo juntos con el viento
me vuelvo loco buscándote en el tiempo.
Estuve sin vivir, sin respirar ni oír
sin voz, sin solución.

Hoy el día se estrelló
la luna inunda la ciudad,
durmiendo oí tu voz
si es un sueño, miro, y tú no estás ,
abro los ojos, magia en mi cama
¿o es qué has vuelto atrás?
Es tu pulso, el de verdad, te toco, te digo
¿sueño o no? Y yo

Grité una noche
mi voz dio botes,
ocho letras, realidad, mundo para disfrutar.
Grité una noche
como hoy por la noche,
otro golpe recordar, toda mi debilidad.


Y llega el invierno y con él... el frio de tu ausencia presente, y de tu presencia ausente. En aquel restauranteo donde desapareciste sigilosa y acompañada, me dejaste ahogando la tristeza con unas cuantas copas de más y canciones de menos.