Insurrección

¿donde estabas entonces...?

No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.

Agosto Esquimal

Escrito por insurreccion 26-08-2013 en Maga. Comentarios (0)


No es verdad que no quiero querer más,
guardo el mar en un bote de aguarrás,
cúrame con tus dedos,
llévame a tu lado ...
... a mi lado ya no estás,
ya no estás, ya no estás ...

Voy nadando a mariposa entre tus manos,
quiero dar marcha atrás.

Amarillo, patinar,
malgastar, tiñó una casualidad
de color de amapola
y se sentó con cuidado ...
... a mi lado, ya no está,
ya no está, ya no ...

Voy nadando a mariposa entre tus manos
mi pequeña ...
Y voy nadando a mariposa entre tus manos
mi pequeña esquimal.

Ya no está, ya no está,
ya no está, ya no ...

Voy nadando a mariposa entre tus manos
mi pequeña ...
Y voy nadando a mariposa entre tus manos,
mi pequeña esquimal ...
esquimal ...
esquimal ...
esquimal ...



Maga - Agosto Esquimal

Cuando No Estás

Escrito por insurreccion 22-08-2013 en Andrés Calamaro. Comentarios (0)

Cuando no estás

o me encuentro en otro lugar del mundo

cuando no estás

me equivoco cada medio segundo

cuando no estás

la soledad me aconseja mal.


Cuando no estás

no se abre el paracaídas y salto igual

y me pierdo en habitaciones vacías

cuando no estás,

cuando no estás conmigo.


Cuando no estás

la casa vacía pregunta cuándo volverás

y escribo versos crueles conmigo

cuando no estás,

estoy esperando que vuelvas.


Cuando no estás

me paso el día contando minutos

cuando no estás

o me pierdo en un laberinto oscuro.

cuando no estás

la soledad me aconseja mal.


Cuando no estás

la casa vacía pregunta cuándo volverás

y escribo versos un poco crueles conmigo

cuando no estás

estoy esperando que vuelvas.


Cuando no estás

la casa vacía pregunta cuándo volverás

y escribo versos crueles conmigo,

cuando no estás,

estoy esperando que vuelvas.


Cuando no estás

solo espero verte llegar por esa puerta

lo que ocurre cuando vuelves, que te quiero más

estoy esperando que vuelvas.


Cuando no estás conmigo,

cuando no estás conmigo,

cuando no estás conmigo.



Andrés Calamaro - Cuando No Estás

Como Quien Da Un Refresco

Escrito por insurreccion 19-08-2013 en Manolo García. Comentarios (0)


Me detengo en las miradas,
me escapo detrás.
Son como bandadas de grises palomas.
Azules, rojas, de todos los colores.
Sólo busco refrescar estos calores.
Me detengo en las miradas.
Con los ojos que me miran
me puedo escapar.
Sólo busco fijar esos vivos momentos.
Miradas limpias o pálidas miradas.
Sólo busco alegrarme la mañana.
Te confieso que no atino
a encontrar la calma.
Nada ansío más
y es lo que menos tengo.
Se va el alma silenciosa por la ventana
detrás de algunos ojos azul sediento.
¡Ay! del que se enamora hasta en un desierto.
Dame descanso como quien da un refresco.
Tu mirada vuela. Vuela, calma, vuela.
En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas.
Tu mirada vuela. Vuela, calma, vuela.
En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas.
Me detengo en las miradas.
Me escapo detrás.
Busco en ese mar de miradas perdidas.
Azules, verdes, de todos los colores.
Son tan libres como libres son los hombres.
Me detengo en las miradas.
Que el amanecer me encuentra siempre despierto.
Que me desvela el hambre que de ti tengo.
Se va el alma silenciosa por la ventana.
Se va detrás del lucero de la mañana.
Dame descanso como quien da un cigarro.
Tu mirada vuela. Vuela, negra, vuela.
En las calles es una flecha que alivia el tiempo de los poetas.
Tu mirada vuela. Vuela, negra, vuela.
Es la flecha que hiere el tiempo.
Que lo detiene, que lo hace espeso.
Que lo detiene, que lo hace eterno.
Tu mirada.
Tu mirada.
Tu miradaaaa..



Manolo Garcia - Como Quien Da Un Refresco

El Rumbo De Tus Sueños

Escrito por insurreccion 11-08-2013 en Enrique Bunbury. Comentarios (0)

Jamás te recuerdo
porque nunca te olvido.
Tu cuerpo fue la guarida
favorita de mi cuerpo.

Hay una estela de ausencia,
de coincidencia literaria,
de lo que es armonía,
de pie azteca.

Y ahora tengo las arterias
llenas de etcéteras,
y un corazón espartano, y unas manos
que creen en los milagros.

Pero son tan perezosos,
son tan impuntuales,
como hermosas tus tristezas,
como las mías fatales,

Y ahora tengo las arterias
llenas de etcéteras,
y un corazon espartano, y unas manos
que creen en los milagros.

Al límite de un temblor,
de conspiración divina,
el rumbo de tus sueños,
coincide con mis pesadillas.


 


Enrique Bunbury - El Rumbo De Tus Sueños