Insurrección

¿donde estabas entonces...?

No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.

La Parte De Adelante

Escrito por insurreccion 24-08-2011 en General. Comentarios (0)

Soy vulnerable a tu lado más amable,
soy carcelero de tu lado más grosero,
soy el soldado de tu lado más malvado
y el arquitecto de tus lados incorrectos.

Soy propietario de tu lado más caliente,
soy dirigente de tu parte más urgente,
soy artesano de tu lado más humano
y el comandante de tu parte de adelante.

Soy inocente de tu lado más culpable,
pero el culpable de tu lado más caliente,
soy el custodio de tus ráfagas de odio
y el comandante de tu parte de adelante.

Perdiendo imagen a tu lado estoy mi vida,
mañana será un nuevo punto de partida,
soy vagabundo de tu lado más profundo,
por un segundo de tu cuerpo doy el mundo.

Que más quisiera que pasar la vida entera
como estudiante el día de la primavera,
siempre viajando en un asiento de primera,
el comandante de tu balsa de madera.

Que más quisiera que pasar la vida entera
como estudiante el día de la primavera,
siempre viajando en un asiento de primera,
el carpintero de tu balsa de madera aaahhh....

Soy el soldado de tu lado malvado
y el comandante de tu parte de adelante.

Sólo estoy sólo y estoy buscando

es a alguien que me está esperando,
que me entienda y si no me entiende
alguien que me comprende.
Alguien a alguien para recordar
de memoria cuando estoy de viaje,
cuando estoy muy lejos y
soy un vagabundo y camino bastante
alrededor del mundo,
pero quiero volver a mi casa,
a alguna casa
para encontrar a esa princesa vampira
que respira,
que respira y me mira.



Andrés Calamaro - La Parte De Adelante

Con Los Hombres Azules

Escrito por insurreccion 19-08-2011 en General. Comentarios (0)

Sobre mis párpados vela 
el gallo de la madrugada, 
sobre el péndulo que la vigilia mueve. 
Tus rotundas palabras, tu cortante gesto 
son el gélido viento que silba 
por las rendijas de mi pensamiento. 
Y es tan grande la tristeza que hoy siento... 
Aléjate espejismo del amor eterno, 
sólo eres literaria veleidad. 
Ni al peregrino das posada 
ni al sediento agua 
ni al que ansía saber muestras la verdad. 
Detesto el tiempo, la ansiedad lamento. 
Descansar sólo quiero, junto al calor del fuego, 
Me amarro al momento, y lo único que poseo, 
con los hombres azules irme al azul desierto. 
Es lo que hoy deseo, y a ti te deseo 
que de cascabeles, pífanos y timbales 
se alegre tu camino. 
Que nunca te sea adverso el destino.
Que encuentres en tu vida
amigos diáfanos y entretenidos. 
Sobre mis párpados velas, 
frágil ave de la madrugada. 
Eres péndulo que en la vigilia hiere. 
Tus cortantes palabras, tu rotundo gesto 
son el gélido viento que silba 
por las rendijas de mi pensamiento. 
Y es tan honda la nostalgia que hoy siento... 
Aléjate espejismo del amor eterno, 
sólo eres literaria veleidad. 
Ni al peregrino das posada 
ni al sediento agua 
ni al que ansía saber muestras la verdad. 
Somete el tiempo apagará el lamento 
bajo un límpido cielo al calor del fuego. 
Me acojo el momento y lo único que deseo 
es con los hombres azules 
irme al azul desierto. 
Es lo que hoy deseo. 
Y a ti te deseo que encuentres tu camino.

 

Manolo García - Con Los Hombres Azules

Porque Las Cosas Cambian

Escrito por insurreccion 12-08-2011 en General. Comentarios (0)

Porque sabemos agradecer a pesar de lo vivido.
Porque de todo comienza a ser ya mucho tiempo.
Porque quien encontró el amor, no lo buscaba tanto.
Porque las cosas cambian.

Porque sabemos hacer del escapismo un arte.
Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.
Porque vuestra amistad me sostiene de cumbia madre.
Y porque me dejo querer por ti.

Estas son mis credenciales.
No hay males que duren más que yo.
Y prefiero bailar charlestón donde conviene estar parado.
Porque las cosas cambian y no estamos aquí de visita.

Espero que me permitan que les contradiga un poco.
Porque las cosas cambian y cuidado que nos vigilan
la policía de lo correcto
y las buenas costumbres de hoy.

Porque emprendemos nuevos viajes extraordinarios.
Porque perdimos el equipaje con nuestras rutinas.
Porque la ruina trajo consigo y de la mano las musas.
Y porque me dejo querer por ti.

Estas son mis credenciales.
No hay males que duren más que yo.
Y prefiero cantar rocanrol donde conviene estar callado.
Porque las cosas cambian y n
o estamos aquí de visita.

Espero que me permitan que les contradiga un poco.
Porque las cosas cambian y cuidado que nos vigilan
la policía de lo correcto
y las buenas costumbres de hoy.



Enrique Bunbury - Porque Las Cosas Cambian