Insurrección

¿donde estabas entonces...?

No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.

<b><font size=3>¿Harto de tu trabajo?</font></b>

Escrito por insurreccion 25-03-2008 en General. Comentarios (0)



Un consejo:

Cuando tu trabajo te tenga harto , estés a punto de coger una depresión de caballo y en tu empresa creas que nada funciona como te gustaría , haz lo siguiente :


1.  Párate en la primera farmacia que te encuentres y compra un termómetro rectal  "Johnson & Johnson"(Solamente esta marca , no otras).

2.  Ábrelo y lee detenidamente las instrucciones.

3.  Encontraras esta frase: "Cada termómetro rectal Johnson & Johnson ha sido probado personalmente en nuestra fábrica".

4.  Entonces cierra los ojos y repite en voz alta cinco veces seguidas : ¡¡¡¡Estoy contento/a de no trabajar en el Dpto. de Calidad de Johnson & Johnson !!!!

5.  Después RIETE , ¡¡ venga !! .

6.  Envia este mensaje a tus amigos .

7.  Recuerda siempre que hay trabajos mucho más duros que el tuyo.

<b><font size=3>Buena Suerte Y Hasta Luego</font></b>

Escrito por insurreccion 24-03-2008 en General. Comentarios (0)



Tras mi conversación del otro dia contigo solo me queda la resignación de otro deseo sin cumplir, otra ilusión perdida, otro fracaso más(que es lo que mejor se me está dando ultimamente). Me dijiste que no eras buena persona para mi, que yo en mi mente habia creado una personalidad que distaba mucho de lo que eras en realidad, que si estaba contigo solo provocaria en mi desilusión y decepción. Me ofreciste una amistad para toda la vida, que sin dudar cogí aunque las heridas aun sangran y son de pronóstico reservado. Luego me demostraste que te preocupabas por mi y mi estado anímico, pero me asalta la duda de si realmente esa preocupacion por ayudarme era por mi, o era para lavar tu conciencia...espero que sea lo primero. Eso si, por supuesto, entierro mis sentimientos por ti deseándote lo mejor, aunque de momento habria ciertas cosas que no quisiera ver nunca.

Pero hoy me he levantado de buen humor, con ganas de salir adelante y pensar en la parte
positiva de las cosas. Dejaré de provocar situaciones y haré que todo "flusha" por el cauce normal de las cosas. Creo mucho en el destino y si éste quiere que esté contigo tarde o temprano lo conseguiré, pero si el destino me prohibe para ti, será porque me tiene reservado alguien mucho mejor o que por lo menos me haga sentir que soy alguien especial para esa persona, que me quiera como yo lo hago y que me trate como merezco. Sé que quizás pido mucho, pero por pedir que no quede...


Dijo que era mala,
que no arriesgue ese momento junto a ella.
Era lo mejor olvidar todo
como si nada hubiera sido.

Ella dijo que te vaya bien,
y le dije buena suerte y hasta luego.
Y nunca más la volveré a ver,
o tal vez sea en algún tiempo.

<b><font size=3>Tiro la toalla</font></b>

Escrito por insurreccion 16-03-2008 en General. Comentarios (0)

qué dificil es olvidar cuando no se quiere
qué dificil es querer cuando no se quiere
qué dificil es la distancia cuando no se quiere 
qué dificil es hablar cuando no se quiere
y cómo duelen las palabras cuando si se quiere

<b><font size=3>Ecos del 11M</font></b><br>

Escrito por insurreccion 11-03-2008 en General. Comentarios (0)

Hoy sobran las palabras. Os dejo este maravillosa canción de Luz.


Recuerdo el día que
te fuiste una mañana de invierno
subiste en ese tren
e hicieron de mi vida un infierno
y los besos que entregué
te los llevaste demasiado lejos
Y me despierto en un vagón
ya me he pasado de estación
no me preguntes qué hago aquí
en las entrañas de Madrid
puede que exista una razón
que me robara el corazón, el corazón
Mil noches y una más
tratando de escapar de un mal sueño
oyendo en soledad
el llanto de los ecos eternos
¿Cuánto tiempo ha de pasar
para sentir que ya no estás viviendo?
Y me despierto en un vagón
ya me he pasado de estación
no me preguntes qué hago aquí
en las entrañas de Madrid
en las entrañas de Madrid.
Ecos eternos
puede que exista una razón
que me robara el corazón
Y me despierto en un vagón
ya me he pasado de estación
no me preguntes qué hago aquí
en las entrañas de Madrid
en las entrañas de Madrid.


Luz Casal - Ecos

<b><font size=3>Una Tarde De Sol...</font></b>

Escrito por insurreccion 08-03-2008 en General. Comentarios (0)

 


El domingo pasado se presentaba igual que los últimos, aburrido, tedioso, sin alicientes y sin nada que valiera la pena por hacer. Pero todo eso se esfumó cuando empezó a sonar mi móvil sobre las diez de la mañana. Aun dormido cojo el teléfono y veo que eres tú, me pregunto ¿qué querrás?. Respondo, oigo tu dulce voz (me encanta) y me propones un día campestre. No sé reaccionar, me quedo parado sin saber que responder, de repente oigo que sale de mi boca un sí rotundo (me sorprendo de mi mismo a veces ¿eso lo he dicho yo?). Me dices que lleve ropa cómoda porque haremos senderismo y además un bocata porque comeremos en el campo. Ok tomo nota. Quedamos para dentro de una hora más o menos...

 

Como la puntualidad no es mi fuerte llego un poquito tarde. Ya me estaban esperando subidas al coche. Cuando llego al lugar acordado me recibe tu sonrisa(¡qué grande!) y la de nuestra guía turística(maravillosa amiga pero no muy buena guia...). De camino en el coche comentamos como nos va a cada uno, tú dices que tu último frikicurro es muy aburrido y que cada vez odias más tu otro curro(multiempleada). Nuestra guía relata como es su nuevo puesto de trabajo tras su "ascenso" y yo cuento lo que hago en la oficina delante del ordenador. En las estribaciones de la sierra paramos en el primer mirador del camino. Espectaculares vistas, todo se ve pequeño desde alli, menos tú que cada vez se te nota con un brillo especial en los ojos. Hacemos varias fotos, como siempre no salgo muy favorecido, pero bueno, para mí lo que realmente importa eres tú que sales guapísima(como eres). Nuestra guía nos hace varias fotos juntos, me gustaría acercarme más a ti pero no puede ser. Hay muchas barreras infranqueables entre nosotros, pero me conformo con estar asi, a tu lado, sin tocarte, sin decirte lo que siento cada vez que te veo, sin decirte lo que siento cuando no te veo, sin decirte porqué ultimamente llueve mucho en mis ojos....

 

Continuamos el camino, de repente se nos cruza un pequeño perro suicida¡¡¡ menos mal que la guia está bien de reflejos y para a tiempo...Pienso ¿tan mál está el perro que se quiere quitar la vida...? Llegamos por fin a nuestro destino. Día soleado, temperatura ideal, vaya dia¡¡ Menos mal que no lo he desaprovechado quedándome en casa. Cogemos los bártulos y emprendemos el camino a la senda. En la plaza del pueblo hay mucha gente...ahh que hay mercadillo hoy...golismeamos un poco y seguimos adelante. Paramos en una Cueva-Bar y compramos agua para el camino. Haces varias fotos al pueblo, al puente, a la Iglesia, al rio... alguna que otra la hago yo, pero la fotografía tampoco es mi fuerte.

 

Primer inconveniente, llegamos a una bifurcación de la ruta..¿izquierda o derecha? Elegimos derecha, subimos la escarpada calle del pueblo y desembocamos en una pequeña senda, parece que no nos hemos equivocado...Andamos unos cientos de metros y la senda se acaba. Tenemos que dejarla para pasarnos a un camino más amplio y con menos piedrecitas incómodas. Comentamos el paisaje, el silencio que solo lo rompen los animales que por ahi pasan (ellos si que son los verdaderos habitantes del paraje), nosotros somos meros invitados ocasionales, por ello nos da reparo romper ese silencio por lo que no hablamos mucho, y si acaso lo hacemos es en voz baja, curioso comportamiento. Intentamos amenizar un poco el camino bromeando un poco haciendo similes entre la arquitectura rural y la de la ciudad, veo que de vez en cuando se te escapa una sonrisa, una mini carcajada... (¡¡bien, lo conseguí¡¡).

 

Nos acercamos a la mitad del camino, y reservamos mesa en el lugar donde comeremos luego. A lo lejos se divisa el puente que cruza el rio que justo en ese punto se ensancha para hacerlo todavía más impresionante. Nos detenemos en el puente, de nuevo desenfundas tu cámara y haces varias instantáneas, alguna de ellas sin mi permiso y a traición...pero bueno. Cruzamos el rio y vamos por la ladera de enfrente rumbo a nuestro restaurante particular. El camino deja de ser de tierra y se convierte en vetusto asfalto, mis pies notan la diferencia y se empiezan a quejar. Estamos en pleno mediodia y el sol ya se deja notar bastante, pero enseguida llegamos a nuestro rinconcito para comer. Todo muy bien, buena comida, buen servicio, todo muy limpio, buena iluminación, bonitas vistas, buenisima compañía, ahh, y sin cobertura en el móvil...que más se puede pedir!!! recomendaré el lugar...

 

Reemprendemos el viaje, son cerca de las cuatro de la tarde, el sol va haciendo mella poco a poco. Seguimos admirando el paisaje, una nota curiosa que me llamó la atención fue que en a un lado del rio la vegetación estaba bastante desarrollada y justo en la otra el panorama era casi desértico...en fin cosas de la naturaleza. Estamos algo menos habladores, en mi caso por el cansancio y creo que en el tuyo también. No estamos muy acostumbrados a hacer senderismo y eso se paga hoy y probablemente mañana. Nos vamos acercando de nuevo al pueblo, ya se ven algunos carteles indicativos y de fondo la sintonía de cierto partido político, que desde la mañana no habia parado de sonar...está visto que ni en la naturaleza te puedes olvidar de la dichosa campaña electoral...Entramos al pueblo por el lado contrario por el que nos fuimos, vemos nuevas perspectivas del rio y del puente del pueblo. Llegamos de nuevo al punto de partida, nos sentamos en la terraza de un bar que está justo a la orilla del rio. De nuevo más fotografías, olor a humedad, olor a naturaleza...y poco a poco el solecito que nos va abandonando. Apagamos la sed y hacemos un pequeño resumen de la jornada. Repasamos de nuevo la panorámica del lugar y reparo en una casa excavada en la roca de la montaña con una pequeña ventana que nos llama la atención.

 

Se hace tarde y tenemos que coger el camino de vuelta a la ciudad. El silencio se hace patente en el coche, solo roto por la música que llevaba puesta en el coche nuestra querida amiga. No tenía muchas ganas de hablar porque sabia que cuanto más cerca estuvieramos de la ciudad más cerca estaba el momento de la despedida y no queria que eso ocurriera nunca, pero inevitablemente tuvo que pasar. Me dejaron cerca de casa y siguieron su camino con un triste "hasta luego".

 

Te guardo una tarde de sol por si la quieres.

 Ese es un tesoro que nadie podra arrebatarte.
Te guardo una mirada risueña que nada pretende.
Te guardo en un bolsillo el calor de mi piel por si vinieses.

 

 Manolo García - Una Tarde de Sol